La fisioterapeuta ubriqueña Paula Fabero Pérez, premio de investigación fin de carrera

El Ilustre Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Andalucía (ICPFA) ha galardonado a la fisioterapeuta Paula Fabero Pérez, de Ubrique, por su Trabajo de Fin de Carrera, titulado Programa de Salud basado en el ejercicio físico terapéutico e hidroterapia para el abordaje del Trastorno del Espectro Autista en niños. El Colegio ha resuelto su convocatoria de Premios ICPFA 2022, en la que Fabero ha obtenido el primer premio de la categoría Premio de Investigación Fin de Carrera “Alejandro Plaza”’. Esta distinción está dotada con 800 euros.
“La población autista tiene muchas comorbilidades y afecciones que se pueden tratar desde la Fisioterapia, hay mucho desconocimiento al respecto”, aseguró la galardonada, según informó el Colegio en un comunicado difundido el 14 de julio de 2022. Por eso, consideró que es necesario “informar mucho más a la sociedad, concienciarla y que se vayan haciendo cada vez más tratamientos fisioterapéuticos a la población autista”. En este sentido, Paula Fabero también recalcó que, si la evidencia científica avala los buenos resultados de la terapia fisioterapéutica en este grupo poblacional, “¿por qué no se informa y se hace más?”.

Paula Fabero Pérez.
Paula Fabero Pérez.

La ubriqueña, recién graduada en Fisioterapia por la Universidad de Osuna de Sevilla, “es una apasionada de la Fisioterapia Pediátrica”. A través de su Trabajo de Fin de Grado y de las prácticas cursadas en el Centro de Fisioterapia Infantil CEREN de Sevilla, Fabero descubrió que “trabajar con bebés y niños me llena muchísimo”. Precisamente, consideró que la Fisioterapia es una profesión sumamente vocacional y defiende tratar al paciente desde una perspectiva biopsicosocial. “Muchas veces no hay que quedarse solo en lo físico y en lo que estás viendo, sino pensar en qué más le puede estar afectando al paciente y abordarle desde ese concepto humanístico”, afirmó la fisioterapeuta.
Paula Fabero decidió estudiar Fisioterapia a raíz de una experiencia personal. Cuando tenía 12 años, sufrió un accidente de tráfico junto a su padre. “Hasta ese momento, nunca había escuchado qué era un fisioterapeuta ni en qué consistía la rehabilitación, y de llegar agobiada y frustrada, acabé sintiéndome tan bien tanto física como mentalmente, que pensé que yo también quería hacer sentir así de bien a las personas”, recordó la fisioterapeuta de Ubrique.


Compartir esto ahora:
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad