PUBLICIDAD:


Pensamientos en el filo, por Casiano López

Libro.

Libro.

OPINIÓN
Casiano López Pacheco
El único alivio que nos queda en el frenesí de estos tiempos inquietantes y de reclusión obligatoria, con su toque de queda variable –que oscila en función de cómo se agite la curva de contagios y fallecidos-, opino que es parapetarse bajo un buen bastión de libros y obras de arte, que nos sirvan de escudo protector frente al mal, que acecha fuera. Vivir ahora -igual que antes- es una peripecia increíble; un ejercicio de equilibrismo en el que hay que guardar las distancias, cubrirse adecuadamente nariz y boca y esperar con los dedos cruzados a que surja el milagro, que no va a venir, lógicamente de la clase política situada y sitiada en la cúspide. Desde allí, se nos piden constantemente sacrificios e imposiciones, que acatamos sin rechistar vengan de donde vengan, sufriendo la tribu humana que formamos todos, el vertiginoso trajín del día a día, poniendo la mejor cara posible ante los tristes sucesos con que nos desayunamos cuando suena el despertador y nos devuelven a la cruda realidad. Para compensar tanto desafuero y desatino, refugiarse entre libros y pinturas y música, que nos faciliten la vida, es una opción sana y plausible y bendita, incluso. Retirados en los cuarteles de invierno, terminada la jornada laboral, el tacto del papel, las páginas impresas, plagadas de aventuras situadas en cualquier época o lugar, nos lleva a la conclusión de que no ha habido ningún período histórico que haya estado libre de plagas y terrores.
Que lo que sufrimos ahora mismo, es solo un peldaño más en la escalera del devenir humano, de la historia del hombre -un ser a camino entre lo animal, lo racional y muy puntualmente, divino-; luego entonces, leyendo, por ejemplo -podría ser la mejor vacuna y sin duda una terapia muy fiable- se puede intentar ganar la batalla que libramos con fe en la victoria, en la densa oscuridad de un siglo, el XXI, que no sabemos que más nos deparará.
Compartir esto ahora: