PUBLICIDAD:
Dental Company Ubrique


'Juramentos', por Casiano López

LOS PARAÍSOS PERDIDOS
Casiano López Pacheco
Jurar por los muertos de quien sea en plan desafío no es un gesto muy apropiado, a mi parecer. Más que nada porque hay que mantener un respeto por aquellos que por desgracia ya no están junto a nosotros. Porque se merecen su sitio y porque recurrir a dicha fórmula no supone precisamente honrar su memoria. Lo mismo sucede cuando se jura por Dios- exista o no- o cuando en la antigüedad, en determinados bretes, se juraba “por todos los dioses”. Luego entonces, jurar como lo ha hecho el secretario de Organización del PSOE, Óscar López, ante la tumba de Pablo Iglesias, de que el sindicato hermano está sufriendo una intolerable campaña de acoso y derribo, resulta más que risible, patético. Y triste, por no añadir algún aderezo más. Nos toman por imbéciles integrales cuando no por gilipollas, tal como hemos afirmado en incontables ocasiones.

Las palabras de la novísima presidenta andaluza son papel mojado en lo que respecta a la corrupción. Si se trata de UGT, mejor no “ meneallo”. Además de por razones de parentesco político- sindical, de la empatía cuasi amorosa que sienten los unos por los otros, la cuestión moral de llevar a quién sea hasta el final- caiga quien caiga- es un propósito loable, pero en la práctica, inviable e irrealizable.
Por supuesto que el PSOE andaluz se va a lavar las manos ante el saqueo masivo de fondos públicos enmascarado con facturas falsas por centones perpetrado por el sindicato filial. Como se ve, les importa bien poco que les roben- que nos roben- a todos si los delincuentes militan en tinglados que lindan con el lado oscuro.
Si además, en la investigación interna promovida por los fariseos ugetistas se borran incontables ficheros, mejor que mejor. Menos pruebas, menos escándalos. Y lo mejor de todo- quitamos de en medio a los compañeros que no han respetado la omertá debida a la cúpula dirigente.
Una lealtad inquebrantable como la que muestra Cándido Méndez que no se siente aludido bajo ningún concepto ni siquiera cuando era el timonel andaluz de su organización aquí en el olvidado Sur. Se ve y se acepta con naturalidad que aquí roba el que puede a manos llenas y no pasa nada. Manga el Blesa; se financia el PP con su doble contabilidad; trinca CCOO por donde puede; los clubes de fútbol se arriman también al perol y cada día se asaltan los contenedores buscando comida que llevarse a la boca si no se mueren más inocentes como la desdichada familia de Alcalá de Guadaira.
Un drama de cuidado para unos políticos desprovistos de alma. Se avecina una Navidad dura y un año incierto.