Etiqueta: Pedro Bohórquez Gutiérrez

Todo pasa
Opinión

Todo pasa

Texto e ilustración: Pedro Bohórquez Gutiérrez TODO PASA Hoy he vuelto a bañarme en el mismo recodo escondido y solitario del río Guadiario después de mucho tiempo (¿doce años ya?) y hoy, también, entre un chapuzón y otro, he vuelto, después de bastante tiempo, a jugar con los lápices de colores. Como ya afirmó Heráclito el Oscuro nadie vuelve a bañarse dos veces en el mismo río, todo pasa. Así el tiempo: correr es su esencia. De la primera experiencia me queda la comprobación de que hay lugares propicios a una felicidad (quizás la única posible) que no sabe de sí misma y que por eso nos lleva a perder la conciencia del tiempo y el tiempo mismo, y de la que sobrevive un precario e intermitente reflejo en la memoria; y de la segunda, la recuperación de un placer de la infancia (tras el q...
Huir del invierno
Opinión

Huir del invierno

Texto y foto: Pedro Bohórquez Gutiérrez HUIR DEL INVIERNO A Pedro Solano Cordón Esto es lo que tiene el clima por estas tierras del noroeste: como la niebla, los contornos, las estanciones borran sus delimitaciones estrictas, y así cuando el ardor de un verano que aquí, en contra de la costumbre, se resiste a aflojar su garrote de fuego en su último tramo, de pronto en este día domingo, la niebla extiende su manto de silencio, tan solo roto por el graznido huidizo de una cuadrilla ratera de cuervos erráticos por entre el abandono de las viñas y la música enlatada de un afilador extemporáneo, y te desubica y te traslada de golpe a otra estación con su inclemencia de otro signo. Y en medio del verano, irrumpe sin transición la añoranza de la plenitud solar de ese mismo verano que día a ...
Destierro estival
Opinión

Destierro estival

Texto y foto: Pedro Bohórquez Gutiérrez De chico hasta entrada la adolescencia soportaba mejor el calor. Sería porque hasta los dieciséis años pasé los veranos en Los Bujeos, con su casa en una colina próxima al alcornocal, salvo el periodo del año 67 al 70 en que mi padre trabajó en el Colegio Libre Adoptado (CLA) y tuvo arrendado el campo. Al principio, hasta el 66, año en que, durante nuestra estancia estival en el campo cumplí los cinco y primero del que guardo clara memoria, no prestada o apuntalada por los relatos de mi madre o de mis dos hermanos mayores, esas estancias podían alargarse hasta las navidades e incluso hubo un año, cuando todos los hermanos éramos pequeños y mi padre decidía suplir la escolarización con las lecciones diarias que suponía nuestra vivencia en el campo, d...
La Lisboa de Manuel Ángel Gómez Angulo
Opinión

La Lisboa de Manuel Ángel Gómez Angulo

Texto: Pedro Bohórquez Gutiérrez Fuente del artículo reseñado: El coloquio de los perros Manuel Gómez Angulo sale airoso en esta aproximación a algo tan inaprensible como es el alma o como queramos llamar a lo que hace que una ciudad no se parezca sino a sí misma. Es el caso de esta crónica de viaje en tres tiempos superpuestos y fundidos en torno a Lisboa. He escrito aproximación deliberadamente porque en esa tentativa titánica de plasmar en palabras las impresiones que deja en la conciencia (de quien la tiene tan despierta como viva la memoria e inspirada la imaginación) el conocimiento de ese espacio mítico donde confluyen todos los tiempos, de geografía e historia enredadas y moldeadas la una por la otra, de esa ilusión de tiempo detenido en que consiste toda ciudad, solo cabe la ap...
El historiador Antonio Morales Benítez presentó sus dos últimos libros: <i>La logia América</i> y <i>La autolegitimación del franquismo</i>
Cultura y Educación, Ubrique

El historiador Antonio Morales Benítez presentó sus dos últimos libros: La logia América y La autolegitimación del franquismo

El historiador Antonio Morales Benítez presentó el jueves 9 de junio de 2022 en la ermita de San Pedro su último libro, La logia América, espejo de una sociedad en crisis. Masonería y masones en Ubrique (1882-1936), editado por Tréveris, con la colaboración del Ayuntamiento. También dio a conocer su opúsculo La autolegitimación del franquismo. El referéndum de 1947 en Ubrique, cuya presentación hubo de ser aplazada en su día por la pandemia. Abrió este acto la alcaldesa de Ubrique, Isabel Gómez García, quien elogió la trayectoria investigadora del autor, como doctor en Historia y " todo un experto y referente en el estudio de la historia de la masonería". Además de glosar su participación en distintos eventos internacionales, destacó de él su dedicación a la investigación porque "enriquec...
‘Mi bibliopatía: un corte de mangas a la finitud’: artículo en <i>caoCultura</i>
Opinión

‘Mi bibliopatía: un corte de mangas a la finitud’: artículo en caoCultura

"Mi bibliopatía: un corte de mangas a la finitud". Este es el título del artículo escrito por Pedro Bohórquez Gutiérrez y publicado el 25 de marzo de 2022 en la revista digital caoCultura, que edita Mª Ángeles Robles. Este artículo está ilustrado por Manuel Martín Morgado. Pedro Bohórquez Gutiérrez es profesor de Literatura y articulista habitual de El Periódico de Ubrique.  
Ronda ensimismante o nuevo elogio sentimental del acordeón (con permiso de Baroja)
Opinión

Ronda ensimismante o nuevo elogio sentimental del acordeón (con permiso de Baroja)

OPINIÓN Texto y fotos: Pedro Bohórquez Gutiérrez A José Domínguez Hoyos Ronda, febrero, más ensimismada que nunca, ahora que es invierno y hace frío y nubes negras cubren su cielo y filtran una luz tenue que impregna la atmósfera y las cosas de su grisalla inhóspita. Ronda, febrero, congelada en su melancólica parálisis invernal, te detiene y aleja mucho más de la próxima estación. Ronda y febrero, ensimismados y ensimismantes, te impregnan en su nostalgia triste como esa música de acordeón que nos llega en este mismo momento de un tiempo que parece tan lejano como el horizonte de la ciudad y su espejismo de infinitud, ahora mismo, un sábado por la tarde de un año cualquiera, sentado en los balcones del tajo. Ronda y febrero te envuelven, sentado en su Alameda abierta al abismo, ...
Imagen (fosilizada) del tiempo
Opinión

Imagen (fosilizada) del tiempo

Texto y foto: Pedro Bohórquez Gutiérrez Las inclemencias del tiempo y la intemperie materializada en una chupa de tela que vestí a finales de los ochenta de la pasada centuria, perdida, no sé cómo, y encontrada, inexplicablemente, como relleno en el hueco de una pared de piedra, me salieron al paso como la imagen de un tiempo fosilizado. Como por entonces tenía el hábito de vestir ropa y calzado viejos y gastados por el uso en mis frecuentes y constantes salidas al campo, hábito que aún mantengo (el de salir al campo y el hacerlo sin el ropaje igualador cuyo consumo las tiendas especializadas, y la publicidad de la industria textil, han generalizado, uniformando al urbanita con veleidades del regresar al seno de la madre naturaleza con atuendos de explorador y sportsman de una gama chill...
Mi compañera, ya para siempre
Opinión

Mi compañera, ya para siempre

Texto: Pedro Bohórquez Gutiérrez Me acuerdo constantemente de él y son muchos los motivos que me lo traen a la memoria. A veces el recuerdo me sorprende, inesperado, con el zarpazo del dolor. Otras la emoción es más contenida. Mezclado con rabia, en los primeros casos, con la tristeza y una melancolía honda, en los segundos. Estos días atrás, en Cádiz, he dormido junto al lecho donde pasó sus últimos meses y he podido sentir la misma caricia deslumbrante y cegadora de la luz de cristal del otoño en las primeras horas de la tarde y he contemplado las mismas luces rojas de la noche de la ciudad que él vio y las primeras claridades del día, dorando pálidamente el edificio del Hotel Victoria y el mar de fondo, primero en la lejanía del horizonte, y luego desplazando gradualmente, con su lum...
‘Costará’: verso de Gonzalo Sánchez decidado a Paco Bohórquez
Opinión

‘Costará’: verso de Gonzalo Sánchez decidado a Paco Bohórquez

COSTARÁ Costará contarnos en la calle ocupados de hielo o en los vasos vacíos de luz que se va cirniendo sobre ojos de piedra o ser de las siluetas que el alba dibuja creyentes, veedoras del trébol si crecen como libélulas en el agua verde de los juncos o en la voz rota en la garganta. Costará decirnos en el tiempo necesitado de ir pasando a los acordes como hojas ocres de esperanza nueva y primaveras doliendo. No es que los ritos se equivoquen y no están frente al espejo las miradas, no si oigo en el umbral seco el viento, la queja del pájaro herido de cimbrarse la fronda, avido el relato entre un aire tangible, sin perturbarse la aquiescencia, las horas y las palabras. Y suponemos que en la noche al llegar el grito, las formas distorsionadas y luego sol abrien...
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad