PUBLICIDAD:
Descuento especial del 10% con motivo del Día del Libro


La diseñadora ubriqueña Laura Domínguez, medalla de la provincia como ‘referente del sector de la piel’

Laura Domínguez, con el diputado provincial Manuel Ángel Chacón.

Laura Domínguez, con el diputado provincial Manuel Ángel Chacón.

La emprendedora ubriqueña Laura Domínguez Ortega recibió la Medalla de la Provincia parte de la Diputación de Cádiz con motivo del Día de la Provincia, celebrado el 19 de marzo de 2021, por su trabajo “dentro de una industria con tanta importancia en la Sierra de Cádiz como es la de la piel”. Laura Domínguez fue una de las personas homenajeadas por “su ejemplo, que inspiran los valores necesarios para hacer frente a la crisis ocasionada por el Covid-19”, según expresó la presidenta, Irene García, que hizo balance de “los graves efectos que ha tenido un año de coronavirus en la provincia, lo que obligó a aplazar el acto del pasado año”. El acto se desarrolló en el Salón Regio del Palacio Provincial. En un comunicado, la Diputación glosó así la personalidad de Laura Domínguez Ortega: “Nacida en el año 1976 en Ubrique, representa los valores que han convertido al sector marroquinero de la Sierra de Cádiz en un referente mundial: la capacidad de reinventarse, la apuesta por la innovación, el amor por las tradiciones y la capacidad de trabajo. Empresaria de éxito hecha a sí misma, Laura Domínguez se crió en el seno de una familia que le transmitió la importancia el esfuerzo y la valentía de emprender. Su padre, Fernando, ha desarrollado su vida profesional en el sector de la piel y su madre, Isabel, ha regentado un comercio de textil en Ubrique durante décadas. Con esa fuente de inspiración, Laura empezó desde muy pequeña a soñar con ser diseñadora vistiendo a sus muñecas. Persiguiendo esa aspiración no dudó en hacer las maletas siendo muy joven para formarse en el Instituto Europeo di Design, tanto en Madrid como en Milán. Tras esta etapa se incorpora a la empresa familia, donde comienza como ayudante de patronista. Y así, empapándose del proceso creativo y productivo, va asentando los pilares de una vocación que alcanza un gran hito en el año 2004, cuando nace su propia empresa, Laura Domort”.

“Desde entonces Laura Domínguez Ortega se ha convertido en un referente del pujante secto marroquinero de Ubrique. Actualmente su empresa da trabajo a dieciséis personas de forma directa y a decenas de forma indirecta. Todo mientras ha entablado relaciones comerciales con algunas de las grandes empresas mundiales del sector de la moda y ha apostado por trabajar tanto en proyectos propios como para marcas externas. A lo largo de su trayectoria profesional, ha sido reconocida en varias ocasiones. En 2004 le otorgan el premio del concurso Iniciativas Empresariales de la Fundación Forja XXI. En 2009 recibe la distinción especial con motivo del Día de Andalucía por la capacidad de creación en un sector tradicional. Y en 2016 es merecedora de uno de los premios concedidos por la Diputación Provincial de Cádiz con motivo del Día Internacional de la Mujer. A todos estos reconocimientos se suma ahora la Medalla de la Provincia, en un año que, como para todo el sector empresarial ha sido duro a causa de las consecuencias de la pandemia. Pero una vez más, Laura Domínguez ha demostrado su capacidad para enfrentarse a las dificultades y seguir creciendo, dedicándose de lleno a plantear nuevos proyectos y buscando soluciones de futuro. Un futuro lleno de esperanza y, seguro, que de éxito”.

En su comunicado, la Diputación señaló: “El homenaje se ha escenificado al inicio del acto, con un minuto de silencio en recuerdo de los cerca de 1.400 gaditanos y gaditanas fallecidos por COVID-19 en este período. Entre las defunciones, y muy reciente, la de Purificación Casas, esposa de Manuel Álvarez-Beigbeder Pérez, Manuel Alejandro, motivo por el que se ha postergado la entrega de la distinción que la ha sido concedida como Hijo Predilecto de este año. Sí que han podido asistir y recoger cinco Medallas de la Provincia por su trayectoria la empresa Bodegas Barbadillo, Josefa Díaz Delgado, Laura Domínguez Ortega, la Asociación Victoria Kent y Miriam Reyes Oliva. Pese a su justificada ausencia, el acto ha tenido un momento de recuerdo y homenaje al nuevo Hijo Predilecto, Manuel Alejandro, con la interpretación por parte de Paula Bilá de su canción “lo siento mi amor”, que inmortalizó la inolvidable voz de la también hija predilecta de la provincia, Rocío Jurado.
La presidenta ha alabado el ejemplo que suponen las personas y entidades distinguidas y los valores que representan como referencias para el resto de la sociedad gaditana: “Vivimos un tiempo de cierta esperanza que confío que se convierta en un tiempo de esperanza cierta. A ello han contribuido sin duda las personas y entidades que merecen los reconocimientos que hoy se entregan. El camino ha sido largo, difícil y pedregoso. Nos ha obligado a ímprobos esfuerzos en el plano personal, a sacrificios profesionales”, ha expresado la presidenta de Diputación.
No obstante, Irene García ha querido subrayar la gravedad de la situación, máxime cuando ya la provincia partía en desventaja antes de la pandemia: “Si antes era una urgencia, ahora es una emergencia. No podemos perder más tiempo. Y así lo han manifestado hace apenas unos días todos y cada uno de los representantes del poder municipal, de las corporaciones locales de esta provincia, que por primera vez han alzado una voz única, alta y clara, en su legítima reivindicación como parte fundamental de la organización del Estado”.
La presidenta de la Diputación ha explicado que el homenaje a las entidades distinguidas es una manera simbólica de reconocer “a todos aquellos que, en los peores momentos, fueron nuestros improvisados héroes y heroínas a bordo de sus camiones, en sus cajas de supermercado, tras los mostradores de sus comercios, desde sus barras de bar, en las asociaciones que dieron soporte a quienes más lo necesitaban en los peores momentos”, y ha enumerado colectivos que han tenido que redoblar sus esfuerzos para desempeñar su labor esencial en estas circunstancias como sanitarios, profesores, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad o trabajadores del sector público.
El agradecimiento por parte de las personas y entidades distinguidas ha corrido a cargo de Manuel Barbadillo Eyzaguirre, de Bodegas Barbadillo, que ha ejercido como portavoz. La presidenta de la Diputación ha dedicado unas palabras a cada una de ellas. De Josefa Díaz Delgado ha destacado su ejemplo como por su capacidad de recomponerse de un sector auténticamente estratégico, como es el turístico, uno de los más afectados. También ha valorado la juventud emprendedora de Laura Domínguez Ortega, dentro de una industria con tanta importancia en la Sierra de Cádiz como es la de la piel y ha elogiado el trabajo por construir una sociedad más diversa e integradora de Miriam Reyes Oliva “en pos de favorecer la educación inclusiva, esencialmente en favor de niños y niñas afectados de autismo”. También ha señalado virtudes de las dos asociaciones premiadas: Bodegas Barbadillo, de quien ha dicho que “encarna una parte de lo mejor de todos nosotros, apoyado sobre un patrimonio propio y universal capaz de sobrevivir a los peores embates durante dos siglos; si hay ejemplos de resistencia en estos momentos convulsos”; y la Asociación Victoria Kent, por su empeño en cerrar brechas de desigualdad con los colectivos más vulnerables de la provincia. “Hoy, nuestra provincia ha visto acentuadas algunas de sus grandes amenazas. Continúa semioculta por nuestras sombras de siempre. Pero también dispone de auténticas gaditanas y gaditanos que le dan luz. Y que iluminan su futuro. Y muchos de ellos están aquí”, ha concluido Irene García”.

Entrega de la distinción a Laura Domínguez.

Entrega de la distinción a Laura Domínguez.

Compartir esto ahora: