PUBLICIDAD:
Dental Company Ubrique


Ecologistas dicen que el máximo de contaminación por glifosato de las aguas subterráneas del parque natural se registra en los Nueve Caños

Fuente del Benalfí (Nueve Caños).

Fuente del Benalfí (Nueve Caños).

El colectivo Ecologistas en Acción ha realizado un estudio de las analíticas de las aguas subterráneas del Parque Natural Sierra de Grazalema, realizadas por la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, y concluye que “existe contaminación por glifosato en aguas que sirven para abastecer de agua potable a los municipios de la zona”. Según los ecologistas, “el máximo de contaminación por glifosato de las aguas subterráneas del parque natural se ha detectado en la Fuente de los Nueve Caños en Ubrique, siendo este de 1,07 μg/l. Este valor es más de diez veces el valor que las directivas europeas de agua subterránea y de agua de boca consideran como el máximo permisible para cualquier plaguicida que no tenga un límite específico, que es 0,1 μg/l. Además, recientemente, en junio de este año, se ha detectado un nivel de 0,106 μg/l”. Así lo afirma el colectivo Ecologistas en Acción en un comunicado difundido el 9 de octubre de 2020.

Análisis estadístico de las aguas de los Nueve Caños.

Análisis estadístico de las aguas de los Nueve Caños.

En agosto de 2020, Ecologistas en Acción de Cádiz realizó un estudio sobre la situación de contaminación por glifosato de las aguas superficiales (arroyos, ríos y embalses) del Parque Natural Sierra de Grazalema sobre la base de las analíticas de los años 2017 y 2018 realizadas por la anterior Consejería de Medio Ambiente (hoy Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible), proporcionadas a Ecologistas en Acción por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. Y “la conclusión de este estudio era clara, la contaminación por glifosato en las aguas de este parque era generalizada”.
En el comunicado difundido el 9 de octubre de 2020, dicho colectivo ecologista afirma:

Recientemente, hemos tenido acceso a los análisis de glifosato de las aguas superficiales del parque desde 2008 hasta la actualidad. Estos resultados corroboran la conclusión de contaminación de las aguas superficiales. Aparte de los hitos que se destacaron en la nota de prensa correspondiente a los análisis de 2017 y 2018, ahora hemos de resaltar la situación muy preocupante de contaminación, especialmente continuada en el tiempo, del río Ubrique y del río Guadiaro.
Así mismo, hemos tenido acceso a los resultados de los análisis de glifosato que se han hecho de las aguas subterráneas del parque, en este caso desde mayo de 2012 hasta la actualidad. Y, lamentablemente, hemos de concluir que las aguas subterráneas del Parque Natural Sierra de Grazalema también presentan contaminación por esta sustancia.
El máximo de contaminación por glifosato de las aguas subterráneas del parque natural se ha detectado en la Fuente de los Nueve Caños en Ubrique, siendo este de 1,07 μg/l. Este valor es más de diez veces el valor que las directivas europeas de agua subterránea y de agua de boca consideran como el máximo permisible para cualquier plaguicida que no tenga un límite específico, que es 0,1 μg/l. Además, recientemente, en junio de este año, se ha detectado un nivel de 0,106 μg/l.
En el sondeo de Pasada Ancha en Grazalema, 5 de las 11 mediciones que se han hecho dan valores positivos por glifosato, 4 de ellas por encima de 0,1 μg/l, con un valor máximo de 0,38 μg/l. Un tercio de las que se hacen en el manantial de Jimera de Líbar también dan positivo.
Pero estos no son los únicos puntos donde se detecta glifosato, en más de la mitad de los manantiales o sondeos en los que se realizan análisis de glifosato en el parque natural se ha detectado glifosato (es el caso de los mencionados y, además, de Los Cañitos y el Quejigo en El Bosque, El Cancho en Benaocaz, Arroyo Molinos en Zahara de la Sierra y La Huertecilla y la Mina en Villaluenga del Rosario). No obstante, en seis de los ochos puntos en los que no se detecta glifosato solo se han hecho uno o dos análisis en todos estos años, controles totalmente insuficientes para detectar la presencia glifosato.
Por todo lo expuesto, Ecologistas en Acción se reafirma en su demanda de que se prohíba de una vez el uso del glifosato en todo el parque natural, petición que ya hemos trasladado al presidente de la Junta Rectora para que sea tratada en la próxima sesión de este órgano de participación. Nuestra propuesta consiste en que las administraciones públicas dejen de utilizar inmediatamente el glifosato en fumigaciones de cunetas de carreteras y demás espacios públicos, y en una modificación del Plan de Ordenación de Recursos Naturales del parque natural para que esta prohibición sea efectiva en todo el ámbito del espacio protegido.