PUBLICIDAD:
Dental Company Ubrique


Cinco preguntas sobre las traducciones jurídicas y sus traductores

Trabajo de traducción.

Trabajo de traducción.

Si vamos a responder algunas preguntas que son muy importantes para comprender lo que realmente es la traducción jurídica y su utilidad en el siglo XXI, entonces es esencial que conozcamos el concepto principal que la define. La traducción jurídica es la que se precisa dentro del universo de la ley, lo que incluye una gama bastante amplia de documentos, que a veces son difíciles de definir. Por eso, a continuación hacemos algunas preguntas y la respondemos con el objetivo de definir un poco mejor a la traducción jurídica y a su creador, el traductor jurídico.

¿Qué es la traducción jurídica?

Este tipo de traducción, también llamada legal, es la que se realiza a través de la traducción de un documento que tiene carácter legal (público o privado).

¿Todos los documentos necesitan una traducción jurídica?

No todos los documentos que deben ser traducidos terminarán siendo una traducción jurídica. Estas traducciones son las realizadas por traductores jurídicos con gran conocimiento de los términos legales y con una gran comprensión del derecho legal.

Con estas traducciones, se indica que un documento es de naturaleza jurídica, judicial o legal. Algunos de los documentos que con frecuencia comprenden el campo de la traducción jurídica son los contratos de compraventa y los financieros; los documentos relativos a las patentes y propiedad intelectual; procedimientos arbitrales, escrituras, testamentos y poderes notariales, entre otros.

¿Cómo trabajan los traductores jurídicos?

Este grupo de traductores tienen una gran preparación académica por la dificultad que presentan las traducciones jurídicas, especialmente frente a la terminología legal, por lo que no basta que conozca los dos idiomas con los que trabaja para ser un buen traductor en este campo. De hecho, debe conocer los sistemas legales de los países de origen de las dos lenguas involucradas en una traducción.

¿Cualquier persona puede ser traductor o traductora jurídica?

Si, cualquier persona que se prepare de la manera adecuada. Los expertos dicen que es necesario tener una excelente formación en la traducción general y en la especialización de los sistemas legales, y muchos otros afirman que no es necesario ser abogado y traductor al mismo tiempo.

De hecho, según el país en donde se estudie esta carrera, en las universidades existen los estudios para obtener un título llamada “traductor legal o público”. Los que obtienen este diploma se especializan en las diferentes ramas de este tipo de traducciones.

¿Dónde trabajan los traductores jurídicos?

En general, son traductores freelancers con sus propios clientes (trabajo por cuenta propia) o dentro de una empresa, ya sea una empresa de traducción o una empresa de cualquier rubro en donde necesitan un traductor o un equipo de traductores de forma permanente.

Conclusión

Las traducciones jurídicas cumplen un papel muy importante en el mundo de la comunicación privada y empresarial. Este rol es muy específico e incluye una gran variedad de documentación muy amplia que necesita ser traducida por los especialistas, los traductores jurídicos.

Afortunadamente, hoy los traductores jurídicos reciben la preparación universitaria adecuada, y tienen la oportunidad de especializarse en la rama que ellos elijan para desarrollarse en sus carreras.