Escrito de la alcaldesa sobre sus gestiones para combatir el coronavirus

Escrito de la alcaldesa.

Escrito de la alcaldesa.

La alcadesa de Ubrique, Isabel Gómez, publicó en facebook el 28 de marzo de 2020 el siguiente texto:

Cuando el riesgo del coronavirus azota a un pueblo como Ubrique. Sois muchas personas las que me escribís y me trasladáis ánimos, preocupaciones, inquietudes, inseguridades,… todo lo que entendéis oportuno, me decís que me echáis en falta en las redes sociales en este Estado de Alarma, algo que he explicado por activa y por pasiva, que se trata sólo de una imposibilidad material, pues cuando realizo una llamada (son cientos en estos días) se me acumulan en torno a 5 o 6 de media para devolver, algunas que esperaba retorno de conversaciones anteriores o bien otras porque hay situaciones nuevas, donde se acumulan también las de mis vecinos y vecinas que me llaman continuamente, sin hablar de los tantos y tantos mensajes recibidos, donde estoy segura que alguno se me habrá quedado por el camino sintiéndolo mucho”.

“Cuando existe una crisis debe informarse por los canales oficiales porque no se trata de consideraciones personales u opiniones, sino de lo que se debe o no se debe hacer por parte de todos y máxime cuando eres un representante público.
Pero después de estos días y especialmente de esta mañana, gracias a varias llamadas que me han abierto los ojos, de nada sirve estar continuamente demandando, exigiendo, transmitiendo, ofreciendo si no se cuenta. Podéis imaginar las múltiples llamadas a los responsables institucionales de la Junta de Andalucía para estar pendiente de todo ante una situación de riesgo clara en la Residencia de Ancianos, donde quede por delante, no son responsables de que este virus haya llegado a un lugar de cuidado de nuestros mayores, ninguno de sus profesionales, residentes, y aún menos los familiares.
Pero como decía, ya está bien, la información y la desinformación de lo que se está haciendo y de lo que se vaya a hacer corresponde darla a quienes tienen pleno conocimiento de todo. Yo me pregunto, si cada vez que he pedido que se informe a mi pueblo me dicen desde la Junta de Andalucía, que el freno es porque no les deja informar el Gobierno, imagínense que hace una alcaldesa de pueblo para llegar a todos los frentes y buscar información para ofrecer a los periodistas que tienen la obligación y deber de informar, a quienes necesitan saber si se harán test a toda la plantilla y residentes, a quienes necesitan los medios oportunos para desarrollar su tarea, cómo se cubre personal para que sea suficiente… todo ante la continua frustración de que no puedes dar lo que se te exige porque la información que al final consigues resulta ser contradictoria.
Y por eso caía en la cuenta hoy, cuando me han echado varios jarros de agua fría encima, de que yo me estoy moviendo lo indecible para proteger a mi gente y ellos no me sienten ni me ven porque estoy en esta cueva de espirales, trabajando lo de otros y que luego otros deciden, así que quiero decirte una cosa por si no ha quedado muy clara, me debo a mi Ubrique y a su gente, lucho cada día porque seamos un pueblo que crezca en todo los términos: culturales, sociales, económicos… y en el humano, mi pueblo siempre ha estado a la altura y ha dado muestras sobradas de la solidaridad y la empatía que nos caracteriza.
Yo estoy con Ubrique, estoy contigo, con mi gente, a las duras y a las maduras y ahora quiero decírtelo claramente para que no haya dudas ni ambigüedades y estaré a vuestro lado para pedirle a quién corresponda lo que merecemos, sin titubeo y sin tener que dar la cara por quiénes no me eligieron representante de sus intereses. También como el primer día, ofreciendo lo que tenemos y lo que no tenemos, pero podemos buscar, hoy mismo se han desinfectado los interiores tanto de la Residencia y el Centro de Salud, edificios que no son municipales, pero que hemos contado con la colaboración inestimable del Consorcio Provincial de Bomberos para ese trabajo.
No sé ni cómo definir lo vivido en estos días, pero no es lo importante, porque lo importante es cómo estás tú, se trata de ti, la suma de esos estados es el de Ubrique, esa salud, física y mental que debemos cuidar entre todos.
Antes de terminar quisiera dar las gracias a quienes habéis estado acompañándonos en todo esto, a quienes nos habéis ayudado en todo y a quienes han estado mostrando la cara más solidaria de Ubrique. También mi agradecimiento más profundo a mi Equipo de Gobierno, de manera especial a los diferentes Portavoces Municipales, cuerpos de seguridad, bomberos, sanitarios, dependencia, ayuda a domicilio, trabajadores municipales que están haciendo lo incontable para que no falten recursos, al personal de BASICA que cada día recoge los residuos que todos generamos y se preocupan de desinfectar las zonas con mayor tránsito, a tantos y tantos solidarios volcados con la confección de mascarillas, batas, material de todo tipo, a los que seguís estrictamente las recomendaciones de no salir de casa, a todos y todas que están detrás de un mostrador dando servicio de alimentos, repartos a domicilio, farmacias, y tantos y tantas que cada día dan lo mejor de si para el bien común.
Algunos me dicen que después de esto vendrán las críticas de gestión, claro, cuando ya hayamos aprendido, las pruebas a las que nos ha sometido y nos está sometiendo este Estado de Alarma son tan inéditas como desconocidas y yo también estoy deseando de que llegue ese bendito tiempo, también para poder contar las verdades del barquero aunque lo mismo ya no tendría sentido ni haría ningún bien.
Para ir terminando, defiendo y practico la transparencia como herramienta fundamental para poder compartir la realidad que nos une y buscar las soluciones, sean propias o exigidas a otros, en esos hemos estado y estaremos, pero diferenciando muy bien lo que a cada cual le corresponde.
En fin, recuerda que, aunque me veas menos por aquí, sigo estando en la tarea que me encomendaste, trabajando por lo que nos preocupa y ocupa, nuestra gente, ahora especialmente con la Residencia, con los trabajadores, residentes y familiares.
¡Gracias siempre!.