Una posible solución a los ruidos de las fiestas nocturnas

Por José Antonio Hinojos
Julio de 2011

El pasado viernes, como otros viernes y fines de semana, se llevan celebrando en Ubrique varias veladas y festivales musicales en el jardín donde están los autobuses. El caso es que no entendemos (y hablo en plural) por qué estos eventos se desarrollan con un altísimo nivel de volumen. La verdad, me encontraba en uno de esos dias allí y observaba como la gente no podía hablar ni oírse a tan solo unos centímetros.
El sonido se convertía en ruido, no tan solo en el parque donde estaba la actuación, sino en la mayor parte de Ubrique. Pues junto al efecto de pantalla que hace la sierra el sonido se multiplicó de una forma insoportable. Por no hablar de la bebé de un año que no podía dormir, los ancianos que ya sin ganas de fiesta tienen que soportar este ruido…, enfermos, gente que trabaje temprano…
El caso es que ¿por qué tener que soportar esto si puede haber otro volumen más acorde al sentido común?.
La verdad, les escribo para ver cómo se podría plantear una queja ciudadana para que podamos pasar unas noches de verano más o menos agradables.

Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *