Menos impuestos para la industria del juego en España

Sala de juego.

Sala de juego.

A partir de mediados del 2018 se redujeron de 25 a 20% los impuestos sobre actividades de juego en todo el territorio español (salvo Ceuta y Melilla que lo bajaron aún más – al 10%). Una buena nueva para la industria y para los amantes del juego.

Contrariamente a la tendencia que se venía observando, que desincentiva este tipo de actividades en Europa, esta medida tiene como objetivo mejorar la calidad de los operadores y atraer empresas en un marco legar mejor regulado. Esto sucede tras reiteradas estafas y tras hallarse espacios físicos y virtuales de juego ilegal, sin ningún tipo de control etáreo o de veracidad.

La nueva regulación también establece que las empresas en cuestión tienen que estar plenamente constituidas y domiciliadas en las Comunidades Autónomas para evitar la proliferación de “juegos sin dirección” o sin responsables identificables. Más aún, hasta llegó a proponerse que parte de los ingresos sean luego invertidos en tratamientos para ayudar a ludópatas y para financiar campañas de prevención de problemas del juego – una propuesta más que interesante, y que podría traer beneficios tanto para los consumidores como para las empresas involucradas.

La medida tuvo muy buena aceptación entre expertos y público en general, como informa el sitio Tragaperras Web. En palabras del consultor senior de apuestas en Ficom Leisure, Eduardo Morales Hermo, “la medida fue realizada en el momento justo ya que el mercado crece a buen ritmo y el regulador puede defender la reducción sin perder ingresos fiscales”. Además, explicó que una medida de este tipo contribuye, por sobre todo, con operadores medianos y pequeños que podrán obtener mayores ganancias, incentivando a nuevas empresas y fomentando la competencia en el sector.

El fundador de Gaming en España, Willem Van Oort, también se hizo eco de la noticia, destacando la posibilidad de que ingresaran operadores internacionales al país, y que se abriera el abanico de posibilidades disponibles dentro del marco legal.

Es que, justamente, de eso se trata. España ya no es solo un país que permite el juego online, sino que es pionero en su regularización y control frecuente. Se están creando políticas tendientes a disminuir las estafas y apertura de canales ilícitos para proteger a los ciudadanos.