El isleño Monchi arma una gran Roma

En su segunda temporada como director deportivo ha realizado grandes movimientos, tanto de ventas como de compras de jugadores, para generar un equipo más competitivo capaz de luchar por todo.

La llegada de Ramón Rodríguez Verdejo, Monchi, al AS Roma ha revolucionado al equipo. Tras haber cerrado su segundo mercado de verano, el director deportivo del cuadro italiano ha vuelto a realizar muchos movimientos en este, trayendo una mezcla entre jóvenes promesas y jugadores contrastados internacionalmente.

Todo ello bajo la supervisión del entrenador del equipo, Eusebio di Francesco, que revisa los fichajes y las ventas que Monchi le presenta, teniendo la última palabra para que las operaciones se lleven a cabo. De ahí que el equipo crezca en la línea que tanto el director deportivo como el técnico quieren y han fijado, lo que permite a la Roma ser uno de los cuadros más potentes en Europa.

Es importante recalcar que, en el primer curso del isleño en el equipo, los transalpinos alcanzaron las semifinales en la máxima competición internacional por equipos. Todo ello gracias a una espectacular remontada ante el FC Barcelona en cuartos de final, en una eliminatoria en la que nadie daba nada por ellos. De ahí que con la mejora de la plantilla que la Roma ha tenido este verano, se posicione en ese grupo de equipos que están entre las apuestas en la Champions League de bet365 para llegar a las rondas finales.

Pero, además, el conjunto de la capital italiana espera seguir creciendo en la competición doméstica, en la que terminaron terceros la campaña pasada. Es cierto que finalizaron demasiado lejos tanto del Napoli como de la Juventus, los dos cuadros que se disputaron el título. Eso sí, tampoco sufrieron demasiado para volver a terminar entre los cuatro primeros, objetivo que se planteó a principio de temporada y que consiguieron con una distancia de cinco puntos.

Ahora, la meta es recortar las diferencias existentes con los napolitanos y los turineses, para en unos años pelearles de tú a tú todos los trofeos que se reparten en Italia (Serie A y Coppa de Italia). Ahí es donde se quiere posicionar la Roma y por esa razón es por la que se fichó a Monchi del Sevilla, para que fuera la cabeza que conduce su ambicioso proyecto.

Se dejó salir, de manera sorpresiva, a Radja Nainggolan y a Alison Becker, dos de los baluartes de la pasada campaña. Aunque, por ellos el cuadro dirigido por Di Francesco se llevó cerca de 110 millones de euros, con los que han podido prácticamente traer a la mitad de los futbolistas fichados. Además, como baja significativa destaca Kevin Strootman, que puso rumbo a la Ligue 1 donde se embarcaría en el Olympique de Marsella.

En sus posiciones han llegado hombres muy importantes y contrastados como Javier Pastore, Steven N’Zonzi o Robin Olsen, mientras que como estrellas con proyección se ha invertido en Justin Kluivert, Ante Coric o Nicolò Zaniolo. Con estos, además del resto de altas que ha tenido la Roma, tanto Monchi como Eusebio di Francesco esperan tener el equipo necesario como para crecer poco a poco e ir posicionándose como uno de los mejores de Italia y Europa.