El PP pide a la Junta la mejora de la carretera A-373, de Villamartín a Gaucín por Ubrique

Reunión del comité local del PP de Ubrique con el portavoz del PP en la Diputacion.

Reunión del comité local del PP de Ubrique con el portavoz del PP en la Diputacion.

El portavoz del Partido Popular en la Diputación de Cádiz, José Loaiza, anunció que trasladará al Pleno de dicha institución provincial una iniciativa para instar a la Junta de Andalucía a acometer obras de mejora en la carretera A-373, de Villamartín a Gaución (pasando por Ubrique), según informó el PP en un comunicado difundido el 7 de noviembre de 2016. Esta petición se produjo tras la reunión mantenida por Loaiza con el presidente del PP de Ubrique, Manuel Toro, y el comité local de esta formación política, en la que se puso de manifiesto “la falta de compromiso del PSOE con una infraestructura muy importante para la localidad y la comarca, en estado de abandono desde hace años”, según expresó el PP en dicho comunicado.


En el comunicado se añade: “Loaiza ha señalado que la Junta se limita a parchear y no cuenta con un proyecto de reparación integral, y ha advertido de que tampoco aparece dotación económica en los Presupuestos de la Junta de Andalucía para 2017. Tampoco se contemplan fondos para la variante de Ubrique, proyecto comprometido desde hace más de una década.
Toro ha recordado, por su parte, que el PP ha defendido una moción para que se lleven a cabo los trabajos necesarios y ha contado con el apoyo del resto de grupos políticos, pero la alcaldesa no parece que vaya más allá de un gesto testimonial, en lugar de hacer suya una reivindicación que sí comparten la mayoría de los vecinos.
La carretera A-373 precisa de una reparación integral por cuestiones de seguridad, para la mejora del transporte y, además, porque es la puerta de entrada en la comarca desde la Costa del Sol, lo que repercute también en el desarrollo turístico.
En la reunión mantenida también se analizaron las consecuencias de la crisis sanitaria que vive la provincia de Cádiz, con el conflicto abierto desde 2014 entre el Gobierno socialista de Susana Díaz y el grupo empresarial Pascual. Loaiza ha lamentado que la Junta esté tomando como rehenes a los usuarios del Hospital de Villamartín en la negociación con Pascual y ha criticado que, mientras los servicios prestados actualmente en el centro concertado se resienten, los vecinos de la Sierra tampoco dispongan de un hospital público de referencia, siendo derivados a Jerez, la Bahía de Cádiz o Málaga”.