Ubrique, centro de la producción de bolsos de lujo

La reina Letizia, con el bolso hecho en Ubrique, en la proclamación de Felipe VI (Foto: Casa Real).

La reina Letizia, con el bolso hecho en Ubrique, en la proclamación de Felipe VI (Foto: Casa Real).

Las marcas de bolsos de lujo vuelven a Ubrique tras su aventura asiática. A partir de 2003, muchas de ellas decidieron deslocalizar su producción en un intento de abaratar sus costes. No obstante, apenas diez años después, han decidido regresar debido a una serie de razones. En primer lugar, la subida constante de los sueldos en los países asiáticos, especialmente en China. También han influido los costes logísticos, los problemas de calidad y los riesgos de la piratería. Por otro lado, muchos de los clientes del segmento alto no acaban de entender cómo una pieza que tiene un coste de unos 1.000 euros, por ejemplo, tiene que producirse fuera de Europa.

La realidad es que la crisis económica ha tenido como consecuencia un incremento del valor que se le da al origen de los productos que adquirimos. Se aprecia cada vez más el trabajo artesano realizado en condiciones laborales dignas. De este modo, otros sectores andaluces están experimentando también este resurgir. Es el caso, por ejemplo, de la marca de coches Hurtan, de Granada; sus coches clásicos fabricados a mano se venden cada vez en más países.

Según Alfonso Morant, consultor de la industria, hay más de cien marcas de lujo produciendo en Ubrique: Dior, Givenchy, Chanel, Carolina Herrera, Comme des Garçons, Jil Sander, Hackett, Alfred Dunhill… incluso hay marcas italianas entre ellas. En la localidad gaditana se concentra alrededor del 60% de la producción de marroquinería de España, la mayor parte de la cual se destina a la exportación, que en 2014 volvió a crecer, el 20,4 % en este caso. El primer destino de las mercancías vendidas es Francia, seguida de Italia, Portugal, Alemania, Reino Unido y Japón.

El contrapunto a este optimismo lo ponen quienes señalan como una debilidad de la industria local el hecho de no haber sido capaz de crear una marca propia. Empresa que se perfila como difícil debido al buen posicionamiento de que gozan en el sector de la marroquinería las grandes marcas internacionales. Quién sabe si en el futuro podrá conseguirse. De momento, en Ubrique se sigue luchando para conseguir ser designado Denominación de Origen.