‘Advertencia ante el lanzamiento de cohetes’, por Lourdes Hidalgo

Herida causada por el cohete.

Herida causada por el cohete.

Texto: Lourdes Hidalgo González

El día 6 de septiembre del 2014 por la tarde nos encontrábamos mi hermana, mi sobrino y yo en la plaza del Ayuntamiento viendo la exposición de cuadros, pues por la mañana había sido el concurso de pintura rápida de las Cuatro Esquinas, cuando en segundos  vimos que algo había caído a la plaza. Sin tiempo a reaccionar nos explotó un cohete a menos de un metro de distancia de nosotros, de los que echan todos los años por la novena. Cuando conseguí reaccionar me encontré sorda y desorientada y lo más duro fue verle la pierna y el pecho a mi sobrino sangrando igual que a mi hermana, a la que también le afectó en una pierna y en varias partes inferiores del cuerpo.

Nadie se puede hacer una idea de lo que sentí en esos momentos. Gracias al dueño del bar de la plaza de momento nos acercó al ambulatorio. Allí le extrajeron a mi sobrino de la pierna un trozo de metralla, el cual estaba incrustado en un agujero en el que cabía perfectamente el dedo gordo de la mano, y tenía además varias quemaduras por todo el cuerpo. Gracias a que él tiende a taparse los oídos por los cohetes no le afectó la zona de la cara, por eso tenía daños en el pecho y axilas. Mi hermana tenía quemaduras de 2º grado por la pierna y otras zonas.
Del ambulatorio nos mandaron al hospital de Villamartin para que nos revisaran oídos y a mi sobrino le hicieran radiografía. Allí nos mandaron tratamiento para el daño que nos había producido en los oídos y procedieron a mirar las heridas de los dos. En la radiografía salió que por dos ml mi sobrino no se queda cojo y volvieron a limpiarles bien las zonas afectadas tanto a mi hermana como al niño.
Hoy en día he perdido audición de un oído. Mi sobrino se tiró tres meses de curas aguantando dolores y se le ha quedado una cicatriz con un hundimiento, por lo que ha cogido complejo y no es capaz de ponerse unas calzonas más cortas de la herida y un miedo a todo lo que se refiere una explosión. Mi hermana: fueron dos meses de curas y por lo cual también tiene varias cicatrices.
Lo que quiero que sepa la gente es que igual que nos pasó a nosotros le podría haber pasado a cualquiera pues ese día estaba la plaza con mucha gente; niños jugando, personas mayores y madres con bebés en sus carritos. ¿Qué habría pasado si hubiera caído en un carrito o cualquier niño hubiera hecho por cogerlo? Seguro que algo mucho más grave.
Mi indignación es que en estos días están volviendo a echarlos sin ninguna protección.
Yo lo que digo es que si para el día 7 de septiembre por la fiesta de los fuegos se monta tanto dispositivo de seguridad por qué para esto no.
A mí me da igual que lo echen pero de una zona segura donde nadie pueda salir afectado. En ese momento una concejal nos dijo que es que nunca había pasado nada y que se iban a suspender y no volverían a lanzarlos.
En estos días veo lo que valen unas palabras… Nada. Y que lo que nos pasó no le importa a nadie. Que prefieren festejar un acontecimiento sin importarles la seguridad del ciudadano.
Muchas gracias por dejar expresarme.