XXV aniversario del triunfo de la selección gaditana juvenil de fútbol, dirigida por Luis Miguel Fernández, en el campeonato de Andalucía

De pie, de izquierda a derecha: Eu, Bautista, Ramírez, Díaz, Luis Miguel (seleccionador), Galisteo (2º), paco Peña, Juan Carlos, Marcos, MOra, Quique romero, Herrera y Fran. Agachados: Juan Antonio, Gordillo, Tana, Félix, Quirós, Sánchez, Cibaja y Perez.

De pie, de izquierda a derecha: Eu, Bautista, Ramírez, Díaz, Luis Miguel (seleccionador), Galisteo (2º), Paco Peña, Juan Carlos, Marcos, Mora, Quique Romero, Herrera y Fran. Agachados: Juan Antonio, Gordillo, Tana, Félix, Quirós, Sánchez, Cibaja y Perez.

Con motivo del 25 aniversario de la proclamacion de la Selección Gaditana Juvenil de Fútbol como campeona de Andalucía de selecciones provinciales, se celebró en Ubrique un reencuentro de los componentes de aquel conjunto, cuyo seleccionador era el ubriqueño Luis Miguel Fernández. En el partido final de aquel campeonato, la selección gaditana se impuso a la de Sevilla en la tanda de penaltis. Para conmemorar los 25 años de aquel triunfo, los miembros de dicha selección y su entrenador se reunieron el 18 de octubre de 2014 en Ubrique, escenario que sorprendió a los convocados “por la belleza de este pueblo y el ambiente que se respira en él”. Según Luis Miguel Fernández, “fue un acto muy emotivo; había jugadores que no se veían desde entonces». El seleccionador resaltó “la magnífica labor que ha hecho el jugador Mora, que fue quien promovió este reencuentro”.

A la izqueirda: Quique Romero, Mora, Félix, Fran y Cibajo. A la derecha: Tana, Ramírez, Luis Miguel, Díaz, Juan Antonio, Sánchez y Perea.

A la izqueirda: Quique Romero, Mora, Félix, Fran y Cibajo. A la derecha: Tana, Ramírez, Luis Miguel, Díaz, Juan Antonio, Sánchez y Perea.

Los asistentes procedían de distintos puntos de la provincia de Cádiz (San Roque, Jerez, El Puerto de Santa María, Cádiz, Arcos, etc.), e incluso algunos se desplazaron desde Extremadura. Faltaron algunos jugadores por motivos laborales y de distancia.
El seleccionador expresó que este acto sirvió para “recordar a aquellas personas que estuvieron en la selección gaditana y que desgraciadamente no se encuentran entre nosotros, como Pedro Galisteo, Paco Salido, Antonio Peña y, como no, el excelente jugador y gran person a Lolo Quirós”. Asimismo, se recordó al ubriqueño Antonio Bautista, que fue delegado en la época de aquella selección. Luis Miguel Fernández finalizó: “Allí donde quiera que estén, seguro que también ellos disfrutaron de este acto”.
La final en la que se proclamó campeón el equipo gaditano se disputó en Granada. La prensa de la época (Diario de Jerez, 13/1/1989) recogió unas declaraciones de Luis Miguel Fernández, tras su triunfo: “Nosotros fuimos a Granada con mucha humildad. Nadie daba un duro por nosotros, porque allí contaban dos selecciones, Córdoba y, sobre todo, Sevilla, pero demostramos con nuestro sacrificio que valió la pena, que con Cádiz había que contar, que había una gran selección, y prueba de ello es que conseguimos el campeonato”.
El seleccionador añadió entonces: “Éremos conscientes de que nosotros no teníamos que luchar solo contra los jugadores, sino que también había que contar con el árbitro, como se demostró en el partido contra Córdoba”, que “contaba con tres técnicos cualificados, como Manolín Cuesta, Rafael Jaén y Escalante, que se repartían por todas las zonas del campo, intimidando a los jueces de banda. Pero, a pesar de todas las circunstancias adversas, los chavales se comportaron y emparamos el partido, aunque debíamos haberlo ganado”. Añadió que “en el segundo choque, ante Almería, nos impusimos sin problemas por 1-0. Jaén luchó mucho, pero hubo suerte y se volvió a vencer. Los almerienses empataron con Córdoba, y conseguimos jugar la final, donde nos enfrentamos a Sevilla”.
Según el seleccionador gaditano, en aquella final “el árbitro los ayudó desde el principio, porque esta Federación es como el Real Madrid en la Liga. Estaban viendo el partido Eduardo Herrera, Pedro Buenaventura hijo y muchos sevillanos influyentes y eso amedrentó a los árbitros. A los diez minutos teníamos tres tarjetas y a los veinte un expulsado, el capitán, Ramírez. Así, las cosas se pusieron muy difíciles, porque ellos empezaron a dominar, pero supimos aguantar. En la prórroga las ideas faltaron y en la tanda de penaltis entró en juego la suerte”.

De izquierda a derecha, en la fila de atrás: Juan Antonio, Félix, Sánchez, Ramírez, Mora, Quique Romero, Cibaja, Díaz y Fran. Delante: Perea, Luis Miguel y Tana.

De izquierda a derecha, en la fila de atrás: Juan Antonio, Félix, Sánchez, Ramírez, Mora, Quique Romero, Cibaja, Díaz y Fran. Delante: Perea, Luis Miguel y Tana.