Exposición de pinturas de José Luis López Núñez y Casiano López en la ermita de San Juan

Cartel de la exposición.

Cartel de la exposición.

CUADERNO DE APUNTES
Casiano López Pacheco

Hacía ya bastante tiempo que no volvían a coincidir juntos en un proyecto común los artistas ubriqueños José Luís López Núñez y Casiano López Pacheco, que además de pintores y para aquellos que aún no lo saben todavía, son padre e hijo. Para esta ocasión tan especial suman una heterogénea muestra de alrededor de 45 cuadros, que es el resultado final del trabajo y del tesón de los últimos años. Estarán expuestos en la Sala de Exposiciones de San Juan de Letrán -reducido el espacio original por la puesta en valor de los restos arqueológicos del yacimiento de Ocuri- desde el día 10 de octubre hasta el 31 del mismo mes. Se trata de un conjunto de obras muy interesantes y de carácter dispar donde José Luís irrumpe con fuerza con una desconocida faceta de dibujante, en una serie de elaboradas composiciones trabajadas a bolígrafo o rotulador, con un acabado detallista y pulcro, centrado en el paisaje principalmente.
Igualmente sorprende con una novedad muy sugerente y creativa, volcado en una figuración de corte esquemático y colorista en el que se plantean numerosas y variopintas escenas protagonizadas por grupitos de personajes de todas las edades y complexión.
Una pintura alegre, voluptuosa de color y que aunque parece de factura sencilla, al contrario, lleva implícita una gran dosis de trabajo y afán innovador. Un estilo reciente que confirma lo que se ha dicho muchas y repetidas veces. La capacidad poliédrica del pintor ubriqueño- de dilatada carrera- y la facilidad que posee para cambiar de registro cuando se lo pide su particular génesis creativa.
Junto a la obra de José Luís se mezclan las de Casiano López que con un número más reducido de cuadros establece su territorio personal en un género como el desnudo en el que lleva indagando prácticamente toda su trayectoria. Mujeres en diferentes poses y situaciones, trabajadas desde el gran formato al pequeño que buscan ir un paso más allá de la pura representación, profundizando en el misterio y la atracción que genera- la Historia del Arte lo confirma- el cuerpo femenino en cualquiera de sus múltiples enfoques. Aporta además para cerrar su parte, unos cuantos paisajes de trazos muy sueltos en el que la mancha reclama su poder, jugando con tonalidades oscuras y sombrías que quedan impregnadas de una especial melancolía.
Resumiendo, es una buena oportunidad para ver juntos a estos dos pintores de visiones distintas que siempre sorprenden. Y sorprenden porque por encima de todo, tienen una cualidad común que no sabemos quién la ha heredado de quién, si el padre, el hijo o viceversa. Su apasionado amor por la pintura, su búsqueda constante de la belleza o de la satisfacción personal de expresarse como les place. Y ese detalle, que parece nimio , en estos tiempos convulsos, dice mucho.

Inauguración: Viernes 10 de octubre de 2014, a las 21:30 horas. Ermita de San Juan de Letrán. Ubrique.
Presenta: Reme Rubiales, licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Granada.
“Se tomará una copa de vino con amistad”.