La Plataforma contra la suelta denuncia amenazas, insultos, robo de firmas y desaparición de carteles

Concnetración contra la suelta de toros, celebrada en la avenida de España el 6 de septiembre (Foto: https://www.facebook.com/Noalasueltadeltoroennuestrascalles).

Concnetración contra la suelta de toros, celebrada en la avenida de España el 6 de septiembre (Foto: https://www.facebook.com/Noalasueltadeltoroennuestrascalles).

La Plataforma Ubriqueña “No a la suelta del toro en nuestras calles” difundió en facebook el 6 de septiembre de 2014 el siguiente comunicado: “Esta es una plataforma que ha nacido de la indignación de parte de la sociedad ubriqueña, una sociedad cansada ya de que no se le tenga en cuenta. Una sociedad ubriqueña que poco a poco, primero unos pocos para ir creciendo después , se han dado cuenta que todo lo que nos han contado sobre el Toro del Gayumbo ha sido y es una tomadura de pelo.La iniciativa del “toro gayumbo” ha surgido del capricho de un grupo minoritario de personas que se sacaron una mal llamada fiesta de la manga, alegando que “es buena para el pueblo”. Por desgracia fueron apoyados en pleno por todos los grupos políticos que dirigen nuestro ayuntamiento, en teoría para cumplir la voluntad de la mayoría, incluido alguno que ha dejado con la boca abierta a sus electores, al contradecir con este voto a favor muchos de los puntos de su programa político. Los insultos, amenazas, agresiones verbales e incluso materiales, el robo de firmas o incluso la desaparición de los carteles que anunciaban este acto, no son compatibles con el respeto que desde los pro-suelta se nos ha exigido, nosotros solo hemos exigido respeto por Cacharrero y Empastadura que, recordemos, son los únicos que tienen los días contados aquí”.
El comunicado continúa: “Hemos intentado frenar esta barbarie, que nos hace retroceder en el tiempo, con todos los medios a nuestro alcance, dentro siempre del marco de la legalidad y con el importantísimo apoyo de grupos políticos como PACMA, EQUO y de numerosas asociaciones y colectivos que luchan por los derechos de los animales. Seguramente no habrá sido suficiente pero, al menos, hemos conseguido concienciar a gran número de personas que a partir de ahora tienen claro que “ el toro gayumbo” no es bueno para nuestro pueblo, como han intentado vendernos.
Habrá que preguntar a nuestros comerciante cuantos bolsos de mas se han vendido este domingo. Si nuestros bares han hecho el negocio del siglo, en todo caso puede que alguno que esté cercano al recorrido de las reses, pero ahí quedará la cosa. Cuántos de esos cientos y cientos de turistas, la mayoría de localidades vecinas, acudirán al evento única y exclusivamente para luego marcharse sin dejar huella, ni un euro. En definitiva, habrá que preguntarse si el pueblo va a recuperar la inversión que el ayuntamiento y la asociación tan altruistamente ha hecho con el dinero de nuestros conciudadanos. Por último, aunque esto es más difícil de medir, cuanto de imagen de pueblo civilizado hemos perdido ya.
Lamentamos profundamente la intimidación que seguidores de este evento lanzan a través de las redes sociales con mensajes, que dejan entrever posibles consecuencias del apoyo a la plataforma y que seguramente habrá influido en que esta concentración sufra de una notable ausencia de personas que piensan como nosotros, lamentamos también que estas personas se hayan dejado intimidar.
Lamentamos que la mayoría de los vecinos de las calles donde se celebra la suelta, hayan tenido que tragarse este desaguisado en su tranquilo barrio porque se les vendió como una cosa hecha y sin vuelta atrás, cuando en realidad hasta ayer, día cinco de septiembre no obtuvieron la aprobación para el acto.
Aprobación por cierto, ha sido recurrida, por estar fuera del plazo legal para ser comunicada, habiendo incurrido por ello la Delegación de Gobierno en Cádiz en un incumplimiento de la ley.
Esperpéntico es el calificativo que tiene ver como el recurso presentado, ante nuestro asombro, no fue admitido; más esperpéntico aun escuchar como admitían estar saltándose la ley a la torera, nunca mejor dicho.
Es muy triste que haya personas que disfruten viendo, como un animal herbívoro, que no siente ningún interés por el ser humano, es sacado de su entorno y acorralado, jaleado, acosado en definitiva, por numerosas personas envalentonadas en el arropo de la multitud.
Hemos tenido que escuchar cosas como que las firmas recogidas no son todas de ubriqueños. Tampoco podemos asegurar que no sean de menores de edad, de recién nacidos o de, simplemente, personas a las que hemos hecho el compromiso de firmar. Esto que no hemos podido constatar en nuestros apoyos, en cambio, si ha sido palpable y fácilmente demostrable entre los vuestros. Ojala muchos de esos que llevan hoy vuestra camiseta sin saber muy bien porque, cuando se les haya quedado pequeña, piensen y se pregunten porque es divertido maltratar a un animal que, aunque penséis lo contrario, la madre naturaleza no lo creo para esto.
Por último decir, que sentimos vergüenza, de que en nuestro pueblo se haya aprobado un evento sin tradición alguna, cuando en el resto del país se está luchando por abolir este tipo de prácticas salvajes e irrespetuosas.
No sé si se ha notado que hemos evitado usar las palabras “fiesta” o “festejo” en todo el manifiesto. Para nosotros esto no es una fiesta. En una fiesta disfrutan todos los asistentes y, en este, el toro no disfruta. El toro sufre. El toro es sacrificado tras la suelta.
Y añadir como mensaje a todos aquellos que como único argumento tienen el manido “el que no quiera, que no vaya”, que como reza en una imagen encontrada en Internet “bien, pues el toro no quiere ir”, el no puede hablar, pero nosotros seremos su voz.
Gracias a todos por el apoyo”.