Una veterinaria del Partido Animalista recoge firmas contra la suelta de toros

Virginia Iniesta y Mano Loca Bello, en la recogida de firmas.

Virginia Iniesta y Mano Loca Bello, en la recogida de firmas.

La veterinaria Virginia Iniesta Orozco, miembro del Partido Animalista, participó el 16 de agosto de 2014 en Ubrique en una recogida de firmas en contra de la suelta de toros por las calles de este municipio, organizada por la Peña Toro del Gayumbo y prevista para el 7 de septiembre de 2014. Virginia Iniesta contó con la colaboración de Edward Aranyo Hidalgo y Mano Loca Bello, «en apoyo a la Plataforma Ubriqueña No a la suelta del toro en nuestras calles«. Según expresó Iniesta en facebook, «una gran mayoría de personas o están en contra o no les interesa absolutamente nada celebrar un festejo donde se maltraten animales».

En la página de facebook de la Plataforma Ubrique No a la suelta del toro en nuestras calles, Mano Loca Bello escribió el 14 de agosto de 2014 el siguiente artículo:
«Hace más o menos -lustro arriba, lustro abajo- el tiempo que viene desde que salió el último pobre astado por las calles de Ubrique, existía una actividad que generaba pingües beneficios a los que la fomentaban, en la sociedad humana de aquellos tiempos. Se trataba del «tráfico de seres vivos de pelo negro» para el propio beneficio o para el soez divertimento, Dicha actividad -que se basaba principalmente en el trato vejatorio e impúdico sobre esos seres- duró interminables siglos, por desgracia. Pero por fortuna fue abolida gracias a la sensatez de algunos con visión de futuro. Ya nadie querría que volviera al mundo civilizado la práctica de la Esclavitud que tantos ingresos supuso para tantos negocios.
El camión -con el cretino cartel de «Transporte de animales vivos» -para el obsoleto «tráfico de seres vivos de pelo negro», parece ser que está preparado para la carga de dos «bautizados», Cacharrero y Empastadura, que antes de cumplidos siete días del día siete del próximo mes, morirán mátires de su raza, como resultado de la soez diversión de un grupo de anticuadas personas – por muy jóvenes que sean- que con el respaldo de la «autoridad competente» -a la cual bien le interesa la máxima romana de «al pueblo… Pan y Toros»- van a satisfacer su ego, «pese a quien le pese» y «pase lo que pase». Cuando hagáis las cuentas, contadme cuánto ganó el noble y honrado pueblo de Ubrique con vuestra esclavitud animal ¡Rectificar es de sabios!».