‘Por sus actos’, por Casiano López

LOS PARAÍSOS PERDIDOS
Casiano López Pacheco

Mientras Felipe González -vaca sagrada y amortizada del socialismo patrio- irrumpía en la campaña de las inciertas elecciones europeas causando gran alboroto entre sus propias filas, argumentando que un gobierno de coalición PP-PSOE no sería una mala idea en absoluto, aquí, por el tórrido Sur, la juez Alaya procedía a embargar 6 fincas y varias cuentas corrientes de la ex ministra y ex alto cargo socialista, Magdalena Álvarez, a la par que imputaba a destacados banqueros como Braulio Medel, presidente de Unicaja desde 1991, y a José M. Bueno Lidón, ex del Monte antes de la fusión con Cajasol, por haber pertenecido al Consejo de IDEA, dando el visto bueno a numerosos expedientes que no debían haberse aprobado ni pagado.


Así, con esta menudencia, Lady Aviaco hace frente a la fianza civil de 29,5 millones de euros, impuesta por la magistrada , por la implicación de dicha dama en el hediondo y triste caso de los ERE, por los que Andalucía ha ascendido al Olimpo de los corruptos con nota más que sobresaliente.
Un escándalo de tal magnitud que todavía no ha alcanzado su punto culminante, porque ha de escalar varios peldaños más, buscando las cabezas principales que maquinaron un montaje tan bien pertrechado para desviar fondos públicos y de paso, enriquecer a unos cuantos-as mangantes cuya avaricia no tiene límites.
Nadie duda de que es una de las llagas por las que se desangra esta comunidad regida por el PSOE desde antes que las cosas tuvieran nombre, junto con la lacra del paro y los pésimos resultados escolares. Da igual el color del gobierno que nos conduzca por la senda del sufrimiento.
En Madrid o en provincias, los reptiles campan a sus anchas mordiendo donde pueden, despreocupados de los ciudadanos esquilmados a base de bien en sus sueldos y derechos. Ahora vienen a pedirnos el voto para el cercano 25 de mayo, fingiendo un papel de corderitos travestidos de feroces lobos.
Quieren dirimir qué grado de interés nos suscitan sus propuestas, para comprobar cómo queda la correlación de fuerza entre las diferentes facciones que se reparten la tarta. Nos piden humildemente nuestro voto para poder instalarse en un cómodo escaño, excelentemente retribuido y que da para bastantes caprichos. Un escaño que por lo demás, nos queda lejos, como lejanos nos quedan también la caterva de políticos autonómicos y nacionales que parecen legislar a “ su bola”, olvidando a los desfavorecidos y machacados por el sistema, junto a la débil clase media que ellos se han encargado de castigar y adelgazar.
Parece , por desgracia, que gobiernan para ellos, aunque sus decretos y sus rocambolescas leyes terminen afectándonos a todos. Que el Sevilla gane la UEFA, con la presencia prescindible de la Presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, que nada pintaba en la final de Turín-viaje a escote pagado por nosotros- ni del Alcalde de Sevilla, que seguro tiene asuntos más perentorios entre manos- que viajar como su denostado predecesor Monteseirín, al que tanto criticó por su afán viajero y que recae en en el mismo vicio; que la Champions termine en manos de otra escuadra española y que el Mundial esté ahí, a la vuelta de la esquina, no son más que meros entretenimientos, el pan y circo de toda la vida, la distracción seductora que alivia el desasosiego diario mientras nos sisan la cartera y las ilusiones, como a la pobre Isabel Carrasco, ex alto cargo del PP, le han arrebatado la vida, en una venganza fría y calculada, por un puñado de dólares dos miembros de su propio partido. Tan cierto como que el enemigo no está enfrente, sino en nuestras filas. Demencial.