IU anuncia una campaña contra la privatización del servicio de Aguas

Izquierda Unida difundió el 15 de enero de 2014 el siguiente comunicado: «El pasado 26 de diciembre de 2013 y a pesar de no haberse tratado detalladamente la licitación del Servicio del Ciclo Integral de Aguas del municipio de Ubrique, se aprobaba en Pleno con los votos a favor del PP y PA, la abstención del PSOE y el voto en contra de IULV-CA, el pliego de condiciones para poner este servicio municipal en manos privadas. Desde Izquierda Unida ya se advertía que con esta aprobación no se cerraba este asunto de vital importancia para los ciudadanos de Ubrique en el que su opinión o información han brillado por su ausencia, algo que de por sí debería dar a todo el proceso un resultado nulo. En el Grupo Municipal de Izquierda Unida LV-CA entendemos que algo de tanta importancia no puede hipotecar el futuro de los ubriqueños en los próximos 25 años con aumentos considerables en los recibos del agua para beneficio de una empresa privada y con un modo de gestión de la misma que ha demostrado además de la incompetencia de los responsables municipales y la dejación de sus responsabilidades, el oscurantismo y el trabajo a espaldas del Ayuntamiento del socio privado de la empresa mixta Aguas de Ubrique».

El comunicado de IU continúa: «Por todo ello desde Izquierda Unida LV-CA se pretende comenzar una campaña informativa de cara a los ciudadanos ubriqueños para lo que se recabará colaboración con todas aquellas personas o colectivos que crean en unos servicios públicos de calidad alejados de intereses y beneficios privados, cuyos costes repercuten inexorablemente en los bolsillos de los ubriqueños. Todo ello de cara a paralizar la prórroga encubierta del servicio a la multinacional Aqualia por 25 años en unas condiciones más beneficiosas incluso a las que hasta ahora se estaba desarrollando y aún estando pendiente una auditoría independiente que aclare las cuentas de Aguas de Ubrique, SA y de la gestión de la misma».

Comunicado de la Marea Azul del Sur
Por otra parte, la Marea Azul del Sur difundió el 16 de enero de 2014 el siguiente comunicado: «Esta Marea Azul del Sur, coordinada con el movimiento nacional contra las privatizaciones de los servicios de agua, trabaja en el ámbito andaluz, colaborando con los colectivos sociales de cada municipio, contrarios a la venta de un servicio tan elemental y básico para su población como es el agua.
En el caso de la localidad serrana de Ubrique, ha solicitado a distintos colectivos ciudadanos, así como sindicales, consumidores y grupos políticos un encuentro para organizar un frente social contra la decisión tomada por el equipo de gobierno de esta localidad gaditana, de vender Aguas de Ubrique.
“Ubrique cuenta con una gran oportunidad de oro, que desgraciadamente otros pueblos no tienen y es la terminación del contrato que le ataba a Aqualia; desaprovechar esa posibilidad nos parece una aberración social, que esperamos que no se llegue a cometer.”
“Hemos revisado el proceso y no tiene por dónde cogerse. El Pliego que han elaborado ya cuenta con una autoría dudosa, se ha elaborado desde una gestora independiente, con un alto coste (22.000 euros) que es la misma que viene haciendo estos pliegos en municipios donde la “Alianza PP – Aqualia”, es bastante evidente, como es el caso de Arcos, donde fue impugnado el pliego incluso por otras empresas ofertantes”.
“Mucho nos tememos que es un pliego hecho a medida de la empresa saliente. Vemos muchas incongruencias, detalles y formas intencionadas, que pueden estar dentro de la ilegalidad, así como datos y cifras “presuntamente manejadas”, para evitar a otros ofertantes. Ya estamos mano a la obra para hacer las alegaciones pertinentes y si estas fueran rechazadas por el equipo de gobierno, llegaremos a los tribunales irremisiblemente; estamos convencidos que las condiciones establecidas en este pliego están plagadas de malas intenciones, no solo para los ciudadanos, sino que también crean un claro conflicto de competencia para las otras empresas del sector”.
Para la Marea Azul, “lo más escandaloso del tema es el irrisorio canon (200.000 euros) que establece el Pliego; obras de mejora por el ridículo valor total de 700.000 euros, en los veinticinco años de adjudicación; la previsión de subida en los primeros años del 11% anual y la imposición del pago de 1 millón y medio de euros, como concepto de pago a Aqualia por unas antiguas obras de mejora realizada por esta empresa, que se está financiando con un canon de mejora en los recibos de los vecinos y que no termina hasta el 2.022”.
La composición del Pleno de Ubrique está formada por trece concejales. Seis ediles del Partido Popular, con el nombramiento del Alcalde, gracias al voto de investidura a favor, de los cuatro concejales del Partido Andaluz; seis del PSOE, aunque obtuvo el mayor número de votos y uno de Izquierda Unida.
El proceso se encuentra actualmente en el espacio obligado para hacer las posibles alegaciones; tras la respuesta a las mismas, tiene que someterse de nuevo a la decisión del Pleno, para su Aprobación Definitiva; más tarde, pasará a conocimiento público estatal (BOE) y proseguir con las comprobaciones de las posibles ofertas.
“Confiamos también en poder convencer de su voto en contra de la privatización, a los concejales del PA. Entendemos que se han podido dejar arrastrar por la inercia de la continuación de la gestión desde Aqualia, como se ha venido haciendo hasta ahora, para evitar otras gestiones que desconocían”.
Esta Marea Azul tiene claro que la marcha atrás de este proyecto de privatización emprendido, es objetivo fácil para este movimiento social cada día más eficiente. “El nefasto y “arriesgado” pliego elaborado, que claramente les delata por mala fe, así como la ridiculez del canon, que roza lo bochornoso o más bien una “infantilidad temeraria” y la buena salud de las arcas municipales de Ubrique, sin más que motivos suficientes para que incluso su alcalde, haga un ejercicio de buena fe para su gente y lo retire automáticamente. A cambio, la gestión del agua desde lo público, hace que el pueblo se ahorre el “beneficio empresarial” que se marcharía a otra empresa y otro lugar fuera de esta localidad, máxime en una época tan difícil que se está viviendo actualmente, por la crisis que estamos atravesando”».