‘Filibusteros’, por Casiano López

LOS PARAÍSOS PERDIDOS
Casiano López Pacheco

Ningún partido político alcanza hoy por hoy el nivel de dignidad imprescindible para dedicarse a la defensa y mejora de la vida y los intereses del pueblo llano. O al menos, por lo que veo y leo a diario ,yo me reafirmo en esa teoría. Pero lo del PSOE andaluz supera las más altas cotas del cinismo y la desvergüenza hasta la fecha. No se le ocurre otra al vicesecretario del PSOE, Mario Jímenez, que decir que hay que volver a retocar una parte del complemento de las pagas extras del próximo año de los funcionarios andaluces. Es decir: esquilmar, sisar, robar a manos llenas allá donde puede saquearse a gusto.

Y no se les cae la cara de vergüenza ni los parte un rayo, a éste y al resto de pretorianos en ascenso, cuando dice que la culpa, culpita, no es de ellos sino del Gobierno de España, que no garantiza una financiación justa y porque el malo de Rajoy ha decidido marginar y castigar a los andaluces al recortarles 1.200 millones del Presupuesto del ejercicio que viene.
Sería razonable dedicarle un insulto enorme o varios ,del más grueso calibre a esta tropa instalada en el paraíso, pero para qué. No somos ninguna partida de carajotes como bien podrían ser ellos, que mienten más que parpadean diariamente. Ellos, la Junta de Andalucía, que ha permitido el robo de miles de millones de los fondos públicos de los ERES; ellos, que han dejado que los sindicatos se enriquezcan ilegalmente desviando partidas sin control ninguno para quedarse con la mordida; ellos, que mantienen una administración paralela con miles de funcionarios elegidos a dedo, donde el dinero público se esfuma a raudales después de más de 30 años de desgobierno y paro, son capaces de acusar al PP y al gobierno central que no sea de su cuerda, con el apoyo de los burgueses de IU- los arribistas recién llegados al festín, formateados para tragarse todos los sapos habidos y por haber, con tal de exprimir en su beneficio las ubres públicas- de que esa, meter mano en los complementos para ahorrar una miseria era la única opción que les quedaba para equilibrar la balanza.
No podía empezar mejor el Susanato. Que la educación, la sanidad, los servicios públicos y lo realmente importante vaya adelgazando su presupuesto y su calidad, les trae al pairo.
Pase lo que pase, ellos-as cobran. A fin de mes y de donde sea. Porca miseria.