Los niños saharauis acogidos por familias ubriqueñas llegan a final de junio

En la última semana de junio de 2013 llegan a Ubrique los niños saharauis acogidos por familias locales con motivo de la campaña “Vacaciones en Paz”. Según informó la Asociación de Solidaridad con el Pueblo Saharaui “Tierra Libre” de Ubrique, “a partir del miércoles 26 de junio y hasta el día 29 llegan al aeropuerto de Málaga seis aviones procedentes de los campamentos de la población refugiada saharaui en Tindouf (Argelia). Esta operación llegada finaliza el día 30 de junio con dos aviones más que aterrizarán en el aeropuerto de Sevilla”.

En un comunicado difundido el 23 de junio de 2013 por la Federación de Asociaciones de Solidaridad con el Pueblo Saharaui de Andalucía, se dice: “1.171 niños y niñas saharauis de una edad comprendida entre 8 y 12 años, participaran este año en el Programa “Vacaciones en Paz 2013”, que organizan la Federación Andaluza de Asociaciones Solidarias con el Sáhara y las Asociaciones de Amistad con el Pueblo Saharaui de las 8 provincias andaluzas y cuentan con la colaboración de miles de familias andaluzas que los acogerán en sus casas, durante los meses de verano.
Nuestro programa de acogida de niños y niñas saharauis “Vacaciones en Paz” atraviesa uno de los momentos más complicados de su larga historia. La crisis económica que golpea duramente a la sociedad andaluza (también a las familias de acogida), los recortes en las administraciones públicas hacen que resulte complicado sacar adelante una iniciativa como ésta.
Pero, a pesar de todo ello, este proyecto solidario, uno de los más importantes de la sociedad civil española, continúa. Pretendemos seguir profundizando las relaciones de amistad del pueblo andaluz con el saharaui, y mejorar la calidad de vida (sanitaria y alimenticia) de la población infantil saharaui. No podemos olvidar que están obligados a sobrevivir exiliados juntos a sus familias (son unas 200.000 personas), desde hace ya 36 años, en unos campamentos de refugiados, en lo más duro del desierto del Sahara.
Los niños y niñas saharauis representan a un pueblo exiliado, refugiado y a la espera de que se ponga en marcha la legalidad internacional, que Naciones Unidas exija a Marruecos que la cumpla y no bloquee la misma, y que pueda celebrarse el tan esperado Referéndum de Autodeterminación, que permita al pueblo saharaui decidir en libertad su futuro, en un Sahara libre e independiente.
Son también el testimonio de esos otros saharauis que viven en los territorios ocupados por Marruecos del Sahara Occidental, y que son noticia permanente en los diferentes medios de comunicación, porque sus derechos humanos están siendo permanentemente violados por el Reino de Marruecos”.