Taller de astronomía en el colegio Ramón Crossa, por Francisco Gutiérrez Benítez

Texto: Francisco Gutiérrez Benítez
Licenciado en Astrofísica

El pasado jueves 21 de febrero tuve la oportunidad de ser invitado por Ángeles Mari Campos y Mª Mar Domínguez Aránegas, profesora y directora, respectivamente, del colegio Ramón Crossa, a una Taller de Astronomía para conocer las inquietudes del alumnado de 5º y 6º de Primaria sobre este tema. He de reconocer que el paseo entre realidad e imaginación por el que nos vimos sumidos fue espectacular. Nada más empezar, como aquel que no quiere la cosa y a la vuelta de la esquina de nuestra casa, llamamos a la puerta del origen del Universo, hace 13.000 o 15.000 millones de años (casi nada, un suspiro inocente), pero nos surgió una pregunta: ¿En qué Universo estamos? ¿En éste que vimos o en aquel que no conocemos? ¿Pero sólo hay un universo o cuántos más cómo éste o distintos a éste hay? Porque si el universo se originó a partir de una singularidad, ¿realmente fue una o más de una ? ¿Estamos solos en el Universo?

Una de las imágenes presentadas en el taller.

Una de las imágenes presentadas en el taller.

Somos estrellas, estamos formados por átomos y moléculas y elementos originados en las estrellas. Como ellas, nacemos, crecemos y finalmente morimos, en silencio (enanas negras, enanas blancas), haciendo ruido (estrellas de neutrones) o haciendo mucho ruido (supernovas que dan lugar a agujeros negros) pero ¿Por qué son negros y no de otro color y por qué se le llama aguajero negros? ¿y en nuestra galaxia espiral de seis brazos hay alguno en núcleo? ¿Cómo se formó? ¿Es como los demás o supermasivo? ¿Cuánta materia se cree que existe y realmente se ve? ¿Cómo no la vemos, es materia oscura? ….

Al final del viaje nos aventuramos en dar rienda suelta a la imaginación para unir las estrellas y formar constelaciones, conocer cómo nuestros pensamientos han evolucionado a los largo de la historia y cómo la hemos plasmado en la mitología: cáncer, géminis, libra, osa mayor y menor, …. Como ocurre en los agujeros negros supermasivos, donde el tiempo se detiene, que quisiéramos haber detenido en ese momento para siempre, pero vivimos en otra realidad, la de un universo perdido en un tiempo del que tenemos dudas de cuándo y cómo empezó y no sabemos cómo acabará. Recuerda que vivimos en un sueño efímero del tiempo.
Espero y deseo que estos chavales hayan disfrutado del viaje y que algún día nos desvelen los misterios que aún desconocemos del Universo. Un saludo.