Celebrado un taller de igualdad en el colegio público Ramón Crossa

El colegio público Ramón Crossa celebró el 14 de febrero de 2013 una nueva actividad de su Aula de Investigación, en esta ocasión consistente en un taller de igualdad, impartido por Elisa I. Vilches Ríos, licenciada en Derecho, y al que asistieron 20 alumnos. La actividad desarrollada, que se enmarca dentro de un “proyecto de enriquecimiento”, se tituló Cuentos. Cuentos que cuentan. Cuentan los cuentos. Tras una introducción y una explicación de los conceptos y de las técnicas de creatividad, se crearon cuatro grupos de entre cuatro y seis participantes, y se esbozaron las principales ideas sobre el cuento elegido. Esas ideas se podrán desarrollar con posterioridad en un taller de escritura creativa. Según la monitora, los alumnos “acogieron con gran entusiasmo el poder realizar con el cuento una representación teatral”.

Sobre la actividad realizada, la organizadora sintetiza: “Cuentan por ahí que a las princesas les pesa la corona y se aburren todo el día esperando en la ventana a que vengan a rescatarlas. A los príncipes les gustaría poder llorar cuando se clavan los pinchos del camino o cuando tienen miedo por la noche. Las brujas están hartas de que confundan la mermelada de fresa con una pócima para que te salgan verrugas. Los aventureros necesitan darse un buen baño, cambiarse los calzoncillos y comer caliente delante de un fuego. Caperucita ya ha aprendido todos los caminos para escapar del lobo, que anda bastante desanimado por una indigestión. ¿Qué está pasando?
No es que a nuestras amigas y amigos de los cuentos no les divierta tener aventuras, ¡es que quieren vivir todas las posibilidades sin tener freno por ser chica o chico! Correr por las montañas, volar a lomos de un dragón, subir a las estrellas, enamorarse, plantar judías mágicas, cuidar a las siete cabritas, hacer magia y encontrar tesoros… Y mucho mejor si chicas y chicos compartimos la historia, porque así ¡seguro que conseguiremos todo lo que nos propongamos!”.
La actividad tuvo como lema “Cambia los cuentos para que las y los protagonistas vivan otras historias” (por ejemplo, Cenicienta se despertó y decidió escalar la montaña más alta del mundo…; Caperucita roja…  y el lobo…; Los tres cerditos; el príncipe Valiente se encontró con una amiga y decidió…; Blancanieves… y entonces le dijo al príncipe…; Garbancito fue a la compra con su padre y en el camino…).
Este proyecto se justificó en función de los siguientes aspectos: la importancia de dar a conocer las diferencias sexo – género entre el alumnado; la importancia de distinguir desigualdades de género; la importancia de desarrollar la creatividad y la importancia de dar a conocer técnicas de creatividad (torbellino de ideas, SCAMPER).
Los objetivos planteados fueron enseñar a distinguir los conceptos de sexo y género, enseñar a reconocer las desigualdades de género, facilitar el desarrollo de un pensamiento crítico, enseñar a poner en práctica técnicas de creatividad y trabajar de forma cooperativa.