Localizada una tercera fosa común en la finca del Marrufo

Una tercera fosa común fue localizada durante la mañana del martes 17 de julio de 2012 en la finca del Marrufo, situada en el término municipal de Jerez, en el límite con los de Jimena de la Frontera, Ubrique y Cortes de la Frontera, en la confluencia de las provincias de Cádiz y Málaga. En el curso de las excavaciones arqueológicas desarrolladas en este cortijo del valle de la Sauceda desde el 2 de julio han sido localizados los cuerpos de 17 fusilados. Estos trabajos arqueológicos, dirigidos por Jesús Román Román, miembro de la Asociación Papeles de Historia, están organizados por la Asociación de Familiares de Represaliados por el Franquismo de la Sauceda y el Marrufo, que preside Andrés Rebolledo Barreno. La nueva fosa localizada está situada en las inmediaciones de las dos anteriormente abiertas y en las que también se continúa trabajando. Hasta el momento han aparecido 14 cuerpos en la fosa 1, dos en la fosa 2 y uno en la fosa 3, según un comunicado difundido por dicha asociación el 17 de julio. El último resto humano sacado a la luz, que hasta ahora hace el número 17, está enterrado en un punto contiguo al lugar en el que en 2011 se hicieron unas catas previas.

Tercera fosa común del Marrufo.

Tercera fosa común del Marrufo.

Dadas las evidencias de signos de violencia constatados en estos restos humanos, la asociación de familiares anuncia la próxima presentación de una denuncia ante la autoridad judicial. El objetivo de esta iniciativa es poner en conocimiento de la administración judicial unos hechos que dicha asociación considera que son “crímenes de lesa humanidad” que no deben prescribir.
La combinación de testimonios orales y el estudio de documentación de archivo indica que en este territorio, última bolsa de resistencia republicana frente a los sublevados contra la Segunda República que sucumbió ante los rebeldes a comienzos de noviembre de 1936, se pudieron producir al menos 300 fusilamientos sin formación de causa. En el Marrufo se instaló un destacamento militar sublevado que se convirtió en campo de concentración, tortura y fusilamientos masivos desde comienzos de noviembre de 1936 hasta finales de febrero de 1937.