Izquierda Unida espera que la bolsa de trabajo municipal vuelva a ser una realidad en breve

El concejal de IU, José García Solano.

El concejal de IU, José García Solano.

Izquierda Unida difundió el 18 de octubre de 2011 un comunicado en el que informó de la reunión informal celebrada el día anterior entre representantes de los grupos municipales para tratar sobre la situación de la bolsa de trabajo y las contrataciones de personal en el Ayuntamiento de Ubrique. Según IU, «en esta reunión se admitió algo obvio por parte de los responsables municipales: que en estos últimos 8 años y a pesar de que este Ayuntamiento posee un Reglamento de Contratación de Personal Laboral Temporal en el que se sustenta la Bolsa de Trabajo y un organismo como la Mesa de Contratación, que es la encargada de formular a la concejal de Personal las propuestas nominativas concretas de contratación, no ha tenido ninguna función: ni se ha ejecutado el Reglamento, ni se ha convocado la Mesa de Contratación». Desde Izquierda Unida se responsabiliza tanto al gobierno como oposición por «la dejación de sus responsabilidades políticas y legales de haber realizado un trabajo digno y fructífero del que cientos de ubriqueños y ubriqueñas se podían haber beneficiado en este largo período». La excusa «de que el Reglamento había que adaptarlo» no debe eximir de responsabilidades de que no se haya utilizado para lo que se creó durante tantos años, según IU.

De igual forma, desde IU se entiende «necesario que los puestos claves y de responsabilidad de los distintos departamentos municipales y atendiendo a su organigrama han de estar ocupados formal y consecuentemente por el personal idóneo que se marcan en las convocatorias de acceso al puesto».
IU añadió: «Por otro lado, y ante las declaraciones que desde determinados responsables del gobierno municipal están realizando a diversos trabajadores municipales crearles desconcierto y preocupación al hacerles creer que el Grupo Municipal de Izquierda Unida pretende anular sus contratos de trabajo, (indicamos) que Izquierda Unida es responsable de sus actos y declaraciones, no de lo que digan que hemos hecho o dicho, máxime cuando desde esas personas sólo se pretende exculparse de sus irresponsabilidades y de sus ilegalidades llevadas a cabo en materia laboral durante los últimos ocho años.
Izquierda Unida no sólo va a cumplir la ley en esta materia sino que va a intentar con la fuerza que le dieron las urnas en las pasadas elecciones que el resto de formaciones políticas hagan lo mismo, para lo cual un buen punto de partida debe ser el compromiso asumido por todos los grupos municipales de continuar con los contactos que lleven en el plazo más corto posible a que la situación de ‘congelación del reglamento de contratación’ se normalice cuanto antes y pierda el carácter de excepcionalidad».