Cabezas, a la espera de que Toro rectifique sus acusaciones contra él para decidir sobre pactos

Javier Cabezas, concejal electo por el Partido Andalucista en los comicios locales del 22 de mayo de 2011 y alcalde en los dos últimos mandatos municipales, ha manifestado que está a la espera de que el candidato a la alcaldía por el Partido Popular, Manuel Toro, rectifique las acusaciones que, según dijo, había formulado el aspirante del PP contra él durante la campaña electoral. Ésta es la condición que Javier Cabezas ha puesto para facilitar que Manuel Toro sea investido como primer edil en la sesión constitutiva de la nueva corporación municipal. El candidato del PP precisa de al menos tres votos del PA para alcanzar la alcaldía, pues en las elecciones el Partido Popular obtuvo seis concejalías, las mismas que el PSOE, mientras que el PA logró cuatro e IU una. Cabezas señaló que Toro hizo tales acusaciones en círculos privados ante distintos testigos. Se puede discutir si he sido buen o mal alcalde; lo que no se puede hacer es acusarme de no haber sido honrado, expresó Cabezas.Por su parte, Manuel Toro (que abandonó el Partido Andalucista y su acta de concejal al final del último mandato municipal para incorporarse al PP como cabeza de lista) pidió a Cabezas que rectificara su acusación de “chaquetero”. No obstante, Cabezas sigue manteniendo su apreciación de que Toro es un “chaquetero” en el sentido en el que lo define el Diccionario de la Real Academia de la Lengua (“que cambia de opinión o de partido por conveniencia personal”).
Cabezas, que es miembro del comité nacional del PA, señaló que si no se produce la rectificación que exige a Toro, no tendría inconveniente en que quedase proclamada como alcaldesa la candidata socialista, Isabel Gómez, al haber sido su candidatura la más votada en los comicios del 22 de mayo. No obstante, matizó que no está claro cuál ha sido el mensaje del electorado ubriqueño en cuanto a su preferencia como alcalde, pues si bien Isabel Gómez ha sido la más votada, también es verdad que ha sufrido un castigo al perder dos concejalías con respecto a las anteriores elecciones; y por otra parte, si bien es verdad que el PP no ha sido el más votado, sí ha experimentado un significativo aumento, al pasar de un concejal a seis.